Los aviones del Papa para sus vuelos internacionales

A diferencia de otros países alrededor del mundo, el Vaticano no tiene una flota de aviones propio para los viajes de su jefe de estado, en este caso, el Papa. Por eso, en sus viajes internacionales, alquilan un avión de Alitalia para el vuelo de ida, y viajan en la aerolínea del país visitado de vuela a Roma. A veces, sin embargo, se ha roto la tradición, y tanto el vuelo de ida como el de vuelta es hecho en aviones de Alitalia. Cuando hay vuelos internos dentro de los países que visita en sus viajes, estos son operados por aviones gubernamentales o por la ‘aerolínea bandera’ del país.

 

Encuentro entre Benedicto XVI y George Bush en 2008. Al fondo un B777 de Alitalia. De Wikipedia

Encuentro entre Benedicto XVI y George Bush en 2008. Al fondo un B777 de Alitalia. De Wikipedia

Los vuelos de Alitalia son hechos en aviones de la aerolínea sin ningún tipo de comodidad especial. De hecho, la tripulación es de la aerolínea. Generalmente Alitalia saca durante un día uno de sus aviones de la flota, y al día siguiente lo tiene de nuevo operando vuelos regulares, sin que los pasajeros de esos vuelos siguientes siquiera sospechen que un día antes ese era el ‘avión papal’. Teniendo en cuenta que el Papa tiene carácter de ‘Obispo de Roma’, los vuelos generalmente parten del aeropuerto de Fiumicino, mientras que de regreso vuelan a Ciampino.

Conferencia de prensa de Francisco I en un A330 de Alitalia volviendo de Río de Janeiro. En DUNA

Conferencia de prensa de Francisco I en un A330 de Alitalia volviendo de Río de Janeiro. En DUNA

Generalmente la primera fila es reservada para el Papa, mientras que otros miembros del Vaticano viajan en las filas posteriores. El resto del avión es ocupado por reporteros, generalmente entre 60 y 70, quienes pagan altos valores por su cupo en estos vuelos. Por ejemplo, en el viaje de Francisco I a la Jornada mundial de la juventud llevada a cabo en Brasil en Mayo de 2013, los reporteros debieron pagar 3.331 euros, o 4.515 dólares por su asiento, viajando en clase económica. Este es el costo de un pasaje en Business en la misma ruta en un vuelo regular, pero para los periodistas les presenta una buena oportunidad para estar en el lugar de la noticia, tener algunas facilidades logísticas, y ocasionalmente, tener la posibilidad de dialogar con el Papa, como ocurrió en el vuelo de regreso del viaje a Brasil anteriormente mencionado.

 

Si bien tradicionalmente el vuelo de regreso, así como los vuelos internos, es operado por la ‘aerolínea de bandera’ del país visitado, en algunas ocasiones es la misma Alitalia la que se encarga también de este trayecto. Tal fue el caso del mismo viaje a Brasil de 2013, en el que la aerolínea italiana utilizó un A330, como en un viaje a Edimburgo de 2010 hecho en un A320. En este último caso, la versión oficial indica que se decidió hacer los dos trayectos en el A320 de Alitalia porque teniendo en cuenta que el viaje era tan corto, salía más económico dejar el avión en Edimburgo que utilizar un avión diferente para cada vuelo, más teniendo en cuenta que coincidió con una huelga de personal de British Airways. Otros creen que la decisión de ir y volver en Alitalia fue una respuesta a la polémica, en aquel entonces reciente, relacionada con la prohibición del uso de un crucifijo por parte de una azafata de la aerolínea británica.

Juan Pablo II en B727 de Avianca en 1986. De El Tiempo

Juan Pablo II en B727 de Avianca en 1986. De El Tiempo

Las aerolíneas que tienen el honor de transportar al Papa de regreso a Italia ven en esto una inversión en relaciones públicas, y en varios casos además hacen adecuaciones al avión para mejorar la comodidad del pontífice. Revisando, encontré vuelos en Aeromexico y Mexicana en alguna visita de Juan Pablo II a México, en MEA, El Al, TWA, LOT, entre muchas otras. Cuando viajó a Colombia en 1986, visitando 10 ciudades en 7 días, aparentemente viajó tanto en Avianca como en los aviones que en aquel entonces componían la flota presidencial, más específicamente un Fokker-28. También investigando encontré que en 1968 Pablo VI a Colombia, tanto el trayecto de ida como el de regreso, en un B707-300 de Avianca, llamado ‘Sucre’. Quién sabe cuántas veces habrá pasado que Alitalia no participa en ninguno de los trayectos de los viajes internacionales del Papa.

 

Fuentes:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s