Apartheid y los vuelos de South African Airways

En 1948, se instauraba oficialmente el Apartheid, un sistema de segregación racial en Sudáfrica y Namibia, que estaba basado en la creación de lugares separados tanto habitacionales como de estudio o recreo para los diferentes grupos raciales, poder exclusivo de los blancos para votar y prohibición de relaciones sexuales y matrimoniales entre blancos y negros. El objetivo de este absurdo sistema era lograr que la minoría blanca, que constituía el 21% de la población, mantuviera el poder del país, el cual no podrían conservar de ninguna otra manera.

Los defensores del sistema llegaban al absurdo de decir que la población de otras razas no eran ciudadanos de Sudáfrica, por lo que no tenían razones para protestar. Para eso, crearon estados ficticios en los que supuestamente vivían los negros, lo que los convertía en ‘extranjeros’. Por eso, muchos negros resultaron siendo originarios de estados inventados que ni siquiera conocían. Una locura todo.

Esta situación de discriminación, cada vez más en aumento, llevó a que el Congreso Nacional Africano (ANC), un partido formado por sudafricanos ‘negros’, desarrollara un plan de resistencia que incluía desobediencia pública y marchas de protesta. Estas protestas, lideradas en ocasiones por grupos disidentes del ANC, llegaron al punto que en 1963 el primer ministro Hendrik Frensch Verwoerd declaró el estado de emergencia, permitiendo la detención de personas sin orden judicial. Más de 18000 manifestantes fueron detenidos, incluyendo dirigentes del ANC y de su disidencia, y particularmente a Nelson Mandela. En el juicio llevado en su contra en Junio de 1964, Mandela fue condenado por traición y sentenciado a cadena perpetua. La declaración de Mandela en ese juicio incluyó sus recordadas palabras “He luchado contra la dominación de blancos y contra la dominación de negros. He deseado una democracia ideal y una sociedad libre en la que todas las personas vivan en armonía y con iguales oportunidades. Es un ideal con el cual quiero vivir y lograr. Pero si fuera necesario, también sería un ideal por el cual estoy dispuesto a morir”.

 

Mapa de rutas de SAA, evitando sobrevolar varios países de África. De SepulTALLICA en Airliners

Mapa de rutas de SAA, evitando sobrevolar varios países de África. De SepulTALLICA en Airliners

En la comunidad internacional, el arresto y el juicio fue el vaso que rebosó la copa con respecto a su posición sobre el apartheid. Naciones Unidas ya había recibido de mala manera la creación de aquellos estados ficticios para justificar el supuesto carácter extranjero de los negros sudafricanos, llamados bantusanes. 

En Agosto de 1963, la Organización de la Unidad Africana prohibió a aviones sudafricanos y portugueses sobrevolar su territorio, como respuesta al régimen del apartheid en Sudáfrica y Namibia, en el caso de los primeros, y a la dictadura de Salazar y su negativa de conceder la independencia a sus colonias en la región. Si bien no todos los países se adhirieron a la restricción, los que sí lo hicieron eran justo los que se debía sobrevolar para ir desde Sudáfrica a Europa.

En el momento de la restricción, South African Airways volaba a Europa vía Nairobi, pero de hecho acababa de lanzar un vuelo directo a Atenas. Inmediatamente después de ser notificado de la restricción, tuvo que modificar sus rutas a Europa de tal forma que evitara volar sobre los otros países africanos. Así, los vuelos tenían que parar en Luanda, Salisbury, Windhoek, Las Palmas y/o Isla de Sal en Cabo Verde. En Luanda e Isla de Sal podían parar porque en ese momento Angola y Cabo Verde eran colonias portuguesas, cuyo régimen era ‘amigo’ de Sudáfrica. Salisbury, hoy Harare, en ese momento era capital de la racista Rhodesia. Windhoek era capital de Namibia, dominada por Sudáfrica.

Las rutas estaban configuradas de tal suerte que volaran de Johannesburgo a Luanda, de ahí a Isla de Sal, Las Palmas o Lisboa y desde allí a los destinos finales en Europa. Tengamos en cuenta que durante el periodo del apartheid, SAA volaba a más destinos en otros continentes que los que tiene actualmente. Los destinos en otros continentes incluían a Ámsterdam, Atenas, Bruselas, Frankfurt, Lisboa, Londres, Madrid, París, Roma, Viena y Zúrich en Europa, además de Buenos Aires, Hong Kong, Houston, Nueva York, Perth, Río de Janeiro, Sydney, Taipei y Tel Aviv.

Tener que ofrecer estos vuelos considerablemente más largos que los de sus competidores, como Lufthansa, Iberia, BOAC, KLM, Sabena, Alitalia, entre otras que sí estaban permitidas a sobrevolar el espacio aéreo de otros países africanos en ruta hacia Sudáfrica, hizo que SAA hiciera alianzas con las demás aerolíneas, y se diferenciara por su excelente servicio, incluyendo configurar sus B747 con nueve sillas por fila, contra diez con las que todas las demás aerolíneas configuraban sus aviones.

B747-200 de SAA impactado de bala antes de aterrizar en Luanda, en tiempos de independencia de Angola, por 1975. Foto de SepulTALLICA en Airliners

B747-200 de SAA impactado de bala antes de aterrizar en Luanda, en tiempos de independencia de Angola, por 1975. Foto de SepulTALLICA en Airliners

A propósito de los B747, éstos fueron de gran importancia para el desarrollo de las rutas a Europa de SAA. Antes de su llegada, los vuelos a Europa en B707 paraban generalmente en Luanda, pero con la llegada de los B747 se pudieron hacer vuelos más directos, eliminando progresivamente la parada en Luanda. Para los intereses de SAA este detalle fue providencial, pues en 1975 Angola se independizó, lo que finalizó con las paradas de aerolíneas sudafricanas en ese país. Con la llegada del primer B747 en 1971, SAA pudo volar directo a Isla de Sal y Lisboa, desde donde seguía a destinos finales en el continente, y de hecho en 1973 pudo volar directo a Londres. Desde 1976, SAA recibió los B747SP, que le permitieron abrir rutas directas a otras ciudades europeas.

Por ejemplo, para 1982, las rutas europeas de SAA eran:

  • Johannesburgo – Isla de Sal – Londres
  • Ciudad del Cabo – Windhoek – Frankfurt – Londres
  • Ciudad del Cabo – Las Palmas – Londres
  • Johannesburgo – Lisboa – Roma – Tel Aviv
  • Johannesburgo – Las Palmas – Frankfurt – Bruselas
  • Johannesburgo – Windhoek – Madrid – Zurich
  • Johannesburgo – Lisboa – París
  • Johannesburgo – Lisboa – Atenas
  • Johannesburgo – Isla de Sal – Frankfurt – Ámsterdam
  • Johannesburgo – Madrid – Zurich – Viena
  • Johannesburgo – Lisboa – Roma – Atenas
  • Johannesburgo – Isla de Sal – París – Ámsterdam
  • Johannesburgo – Abdijan – Londres
  • Durban – Isla de Sal – Londres

 

B747-200 de SAA en Johannesburgo. De Plinioilvecchio en Panoramio, vía iShosholoza del Blog de Banderas

B747-200 de SAA en Johannesburgo. De Plinioilvecchio en Panoramio, vía iShosholoza del Blog de Banderas

South African también tuvo vuelos a Estados Unidos durante estos años. Resulta que durante el apartheid, hubo una guerra entre Sudáfrica y la guerrilla socialista independentista de Namibia, que estaba apoyada por Rusia y Cuba. Estados Unidos entonces apoyó a Sudáfrica en la guerra, para evitar que el comunismo se propagara en la región, aunque dejando en claro que no estaba de acuerdo con el apartheid.

Existían entonces vuelos a Nueva York, operados inicialmente en B707 con escala en Río de Janeiro, y con la llegada de los B747 la ruta cambió su punto de detención por Isla de Sal. En los 80’s, SAA también abrió rutas a Miami, vía Río en B707 y a Houston, pero no duraron mucho tiempo, pues en tales ciudades eran constantes las protestas en contra del país africano y su régimen. En los 80’s, Rusia quitó su apoyo a la guerrilla de Namibia, razón por la que Estados Unidos no tuvo razones para seguir apoyando a Sudáfrica. En 1987, Estados Unidos también restringió el sobrevuelo de aerolíneas africanas sobre su territorio, para el pesar de Cabo Verde, que servía como parada intermedia de los vuelos entre los dos países.

 

Cabo Verde, la pequeña isla en el Atlántico, colonia portuguesa durante mucho tiempo, siguió permitiendo que SAA utilizara a Isla Sal como parada en sus vuelos a Europa y Estados Unidos por los beneficios económicos que dejaban estas operaciones al país. Además que Sudáfrica se encargó de alargar la pista del aeropuerto y remodelar la terminal, las paradas de South African dejaban alrededor de 10 millones de dólares anuales en derechos de aterrizaje, en un país cuyo PIB sumaba, para 1986, 115 millones de dólares. En aquel entonces, 36 vuelos semanales de South African hacían escala en la isla.

Finalmente, tras no tener más apoyo de Estados Unidos, y con  varios de sus antiguos aliados en situaciones diferentes a las que tenían años atrás, Sudáfrica cayó en el aislamiento y en el deterioro económico, por la caída en el precio de sus commodities, casi nula inversión extranjera, desaprovechamiento del mercado interno y falta de mano de obra especializada que llevó a una grave crisis económica. El fin de la guerra fría fue el escenario para el fin del apartheid, tras el cual hubo elecciones, siendo elegido Nelson Mandela, quien había sido liberado unos años antes.

 

Ya que hablamos de la situación de Portugal, vale la pena hacer un repaso por lo que pasó con TAP tras la restricción que también la afectó. A diferencia de SAA, en 1963 TAP no tenía aviones de largo alcance, y volaba a África en Lockheed L-1049 Super Constellation, que debían hacer escalas en Komo (Nigeria) y Leopoldville, actual Kinshasa.

Inmediatamente después de la restricción, TAP tomó en leasing un B707 de Sabena, volando de forma directa entre Lisboa y Luanda, aunque tomando 10 horas, contra 7 y media que tomaba el vuelo sin desviaciones. Los L-1049 siguieron también operando la ruta, pero requiriendo hacer escalas en Bissau, Isla de Sal o Santo Tomé antes de llegar a Luanda, de donde continuaba a Salisbury, Beira y Lorenzo Marquez (hoy Maputo).

B747 de TAP. De Auction Transportation

B747 de TAP. De Auction Transportation

A finales de ese mismo año, TAP compró directamente varios B707, llegando a tener 7, que usó tanto para sus vuelos a África como para abrir nuevas rutas a Estados Unidos y Brasil. Entre finales de los 60’s y principios de los 70’s Angola y Mozambique vivieron un boom económico, lo que llevó a TAP a tener 22 vuelos semanales entre Lisboa y Luanda. Por estos mismo es que la aerolínea portuguesa compró 2 B707 y dos B747-200 en 1970, y dos B747-200 adicionales en 1974. Tras el otorgamiento de la independencia a estos países africanos hubo un proceso de ‘descolonización’ que impulsó el transporte aéreo hacia Portugal, que llevó a TAP a considerar la compra de aviones B747SP. Sin embargo, con el levantamiento de la restricción de vuelo sobre otros países africanos, tales planes se fueron al traste, al punto que finalmente los B747-200 de TAP terminaron en poder de PIA y de TWA.

 

Hasta acá este repaso de la situación que vivió South African Airways durante el Apartheid, con la restricción a sobrevolar territorio de varios países africanos que la obligaron a hacer rutas mucho más largas para llegar a Europa, situación simular a la vivida por TAP mientras Portugal no otorgaba la independencia a sus colonias en el continente. Un par de ejemplos de como la política puede afectar a la aviación.

 

Fuentes:

6 Respuestas a “Apartheid y los vuelos de South African Airways

  1. Pingback: Lecturas de Domingo (20) | Ciencias y cosas·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s