Cuestión de espacio

Comparación ancho de silla en un B777 con 10 asientos por fila con otros asientos. De Wall Street Journal

Comparación ancho de silla en un B777 con 10 asientos por fila con otros asientos. De Wall Street Journal

Para las aerolíneas tradicionales, los pasajeros que realmente generan ganancias son los premium, es decir aquellos con el ingreso y las condiciones suficientes para pagar por viajar en Primera clase o en Business. Las personas que como yo buscamos pasajes por precio, y no nos interesa tener que hacer trayectos súper extraños para llegar a nuestros destinos con tal de ahorrar unos cuantos dólares no resultamos demasiado interesantes para la economía de las aerolíneas.

Por eso, de alguna manera quienes viajan en la parte generalmente delantera de los aviones ‘subsidian’ a aquellos que viajan en la parte trasera. Es decir, aquellos viajeros premium subsidian a los que viajan en clase Económica. Sin embargo, diferentes presiones en la industria están obligando a las aerolíneas a buscar incrementar sus ingresos, aún en ese segmento de los viajeros que menos pagan. De ahí que varias hayan lanzado, por ejemplo, una clase intermedia, llamada por algunas premium economy, en la que ofrecen un servicio no tan exclusivo como en las clases superiores pero mejores que en la básica.

Además de eso, las aerolíneas están buscando sacar más dinero de las clases más económicas. Cómo? Incrementando la oferta. Cómo? Metiéndole más sillas a sus aviones, de tal forma que puedan transportar más pasajeros, y de esta manera generar más ingresos. Ya lo vimos en el mercado de aviones de pasillo único, donde las versiones ‘grandes’, es decir los A321 y B737-900, están ganando importantes órdenes, mientras que menos aerolíneas están comprando los aviones ‘pequeños’ de éstos programas de Airbus y Boeing. Por ejemplo, American, LAN, Jet Blue, Delta, Hawaiian, entre otras, están sumando el A321 a su flota en los próximos meses.

En el mercado de aviones de doble pasillo la situación no es diferente. Así, por ejemplo, Air France incrementó el espacio para su clase Premuim economy en sus B777 mediante la reducción del espacio en su cabina económica, pero sin reducir el número de sillas. Cómo hizo? Adicionó un asiento por fila, lo que significa que los B777 de Air France ahora tienen diez sillas en cada fila, a diferencia de las nueve que tenía anteriormente. Esto implica que sus sillas de clase económica tienen 17 pulgadas de ancho, situación similar a la de las clases económicas de American, KLM, Emirates, Air Canada, entre otras aerolíneas usuarias del B777. Peor aún, diez aerolíneas en el mundo configuraron el A330, un avión mucho más delgado, con 9 sillas por fila, cuando el estándar para este modelo es de 8 sillas por fila.

 

Comparación entre porcentaje de nuevos B777 entregados con 9 y con 10 sillas por fila, en 2010, 2011 y 2012. Vía Air Insight

Comparación entre porcentaje de nuevos B777 entregados con 9 y con 10 sillas por fila, en 2010, 2011 y 2012. Vía Air Insight

La historia del ancho de los asientos nos lleva a tiempos del B707 de Boeing, cuando sus sillas eran de 17 pulgadas de ancho. Con la llegada de aviones con capacidad de volar más lejos, como el B747 y los primeros aviones de Airbus, el estándar de la industria se incrementó a 18 pulgadas. Ya más cerca en el tiempo, el estándar se amplió hasta las 18 pulgadas y media, en los primeros B777 y A380. Sin embargo, a medida que las aerolíneas empezaron a preocuparse más por los costos y por obtener más ingresos, el estándar se volvió a modificar, pasando a las 17 pulgadas en el caso de los B777 y B787, y de 18 para el futuro Airbus A350. De hecho, Boeing informa que mientras en 2010 sólo el 15% de los B777 que entregó a aerolíneas de fábrica estaban configurados con 10 sillas por fila, lo que implica asientos de 17 pulgadas de ancho, en 2012 el porcentaje subió al 69%.

 

Resultados del estudio de Airbus respecto al ancho de asientos de clase económica

Resultados del estudio de Airbus respecto al ancho de asientos de clase económica

Airbus, en Octubre de 2013, decidió hacer un estudio con el Centro de sueño de Londres (The London sleep centre), según el cual los pasajeros mejoran sustancialmente su comodidad, salud, sueño, entre otros aspectos, al volar en aviones con asientos de 18 pulgadas de ancho contra aviones con asientos de tan sólo 17 pulgadas. Airbus también se ha basado en que el número de vuelos ultra largos, es decir de más de 6000 millas náuticas, que demandan alrededor de 13 horas de vuelo, se ha incrementado en un 70% en los últimos años, al pasar de 24 a 41 vuelos diarios con éstas características. Lo anterior para solicitar, en un acto desinteresado de extrema humanidad que dejaría a Mahatma Ghandi como el villano más terrible de la historia (?), que la industria adopte un ancho estándar de asientos para vuelos de larga distancia de 18 pulgadas mínimo.

Un A330 con 9 sillas por filas. En Airliners

Un A330 con 9 sillas por fila. En Airliners

Buenísimo, qué considerados los de Airbus! ¿Considerados o más bien cara-duras, cómo dirían los argentinos? Por un lado, resulta que el ancho de las sillas no las deciden los fabricantes, sino las aerolíneas. Airbus puede, supuestamente, tener toda la intención de vender A330 con máximo 8 sillas por fila, pero llega una aerolínea low cost que pide 9 por fila y el fabricante así lo entregará. Está haciendo campaña buscando impactar más a los pasajeros, influenciadores en el proceso de compra de las aerolíneas, que a los compradores finales, es decir las aerolíneas, que por las razones expuestas siempre preferirán tener aviones con más sillas. Por el otro lado, la misma Airbus es la que está ayudando a las aerolíneas a ponerle más sillas a sus aviones. Cuando lanzó el A380, unos cuantos años atrás, el fabricante europeo promocionaba que en el piso inferior, los pasajeros disfrutarían de unos asientos de 19 pulgadas, teniendo en cuenta que el avión era más ancho que el B747. Sin embargo, actualmente varias aerolíneas estudian configurar sus A380 con 11 sillas por fila. A éso, Airbus no se ha opuesto, lavándose las manos diciendo que ellos sólo cumplen con lo que las aerolíneas quieren. Lo cual es verdad, obvio, pero contradice su campaña publicitaria y su supuesta búsqueda de más comodidad para pasajeros. El tema de las 11 sillas por fila es muy particular, pues implicaría una configuración de tres sillas en ventana, pasillo, cinco sillas en el centro, pasillo, tres sillas en la otra ventana. Es decir, 3-5-3. Mejor dicho, cuando vaya a viajar no se ponga a estudiar cómo se dice ‘buenos días’, ‘por favor’ y ‘gracias’ en diversos idiomas, sino mejor aprenda a decir ‘con permiso’, ‘disculpe’, etc (?).

 

Durante muchos años, Airbus no tuvo avión para competir con el B777 de Boeing, más aún después de cancelar su programa A340. El A330, aunque pequeño, ha dado la batalla durante mucho tiempo. Airbus finalmente lanzó el A350, un nuevo programa para competir en todos los segmentos del mercado que varios analistas denominan ‘mini-jumbo’, es decir el de los aviones de dos motores con capacidad para entre 250 y 350 pasajeros. Sin embargo, dos situaciones no planeadas están poniendo en aprietos al fabricante europeo.

Por un lado, Boeing está próximo a lanzar una versión alargada de su B777-300ER, el B777X, que en su versión más grande podrá llevar más de 400 pasajeros. Mientras tanto, Airbus con el A350-1000, la versión más grande del modelo A350, tan sólo podrá llevar 350. Varias aerolíneas, principalmente del medio oriente, están mostrando su interés por el programa de Boeing y hasta Lufthansa, un cliente tradicional de Airbus en el segmento de aviones de doble pasillo y dos motores, ordenó algunas unidades del B777-8X, aún sin haber sido lanzado oficialmente. Es decir, Airbus que por fin tiene un avión para competir con Boeing en la parte de aviones bimotores más grandes de doble pasillo, se queda corto porque el fabricante estadounidense lanza un avión aún más grande.

10 sillas por fila. Casi estándar para Boeing. Airbus no puede llegar a eso. En The Wall Street Journal

10 sillas por fila. Casi estándar para Boeing. Airbus no puede llegar a eso. En The Wall Street Journal

Por el otro, Airbus se encuentra con la tendencia creciente por parte de las aerolíneas de buscar mayor densidad, es decir más asientos en sus aviones. El lío es que mientras que el B777 puede llevar bien 9 sillas por fila con un ancho por asiento de 18 pulgadas, o bien 10 sillas con un ancho de 17; y el B787 puede llevar tanto 8 como 9 sillas por fila, también con 18 y 17 pulgadas de ancho, respectivamente, el A350 sólo podrá llevar 9 sillas por fila, cada una de 18 pulgadas. Como este avión será más delgado que el B777, en caso que alguna aerolínea quisiera configurarlo con 10 sillas por fila, cada una de ellas tendría un ancho de 16 pulgadas y media, algo realmente inhumano, y en el que muy pocas personas podrían acomodarse, más con los cada vez menos saludables hábitos alimenticios.

 

Este tema es crucial para las aerolíneas, pues entre más sillas, es decir pasajes, es decir ingresos pueda tener un avión, será mejor para sus finanzas. Se calcula que poder llevar una silla más a lo ancho del avión puede generar mejoras del 11% en el costo por asiento por milla. Una ventaja que Boeing tiene a favor con aquellas aerolíneas que decidan organizar sus aviones con sus configuraciones más densas. Como ya se dijo, ya no es tema sólo de las low cost de ponerle cuantas sillas sean posibles a sus aviones, pues aerolíneas tradicionales como Air France o Emirates se han decidido por el B777 con 10 sillas por fila. De hecho Tim Clark, CEO de Emirates, dijo hace poco que habría que estar loco para no configurar un B777 con 10 sillas por fila. El futuro de Airbus y Boeing con éstos programas puede estar dado en la importancia relativa que le den las aerolíneas a la comodidad de los pasajeros y a la maximización de ingresos. En este contexto, para Airbus sería buenísimo que prosperaran demandas por problemas de salud derivados de incomodidad en vuelos, como el ‘síndrome de clase turista’ o las trombosis, de tal manera que las aerolíneas prefieran configurar sus aviones de una forma más cómoda que les genere menos ingresos en pasajes pero les evite pagar compensaciones en demandas. Pero en medio de todo, ¿querrá Airbus o alguien en la industria una regulación más intrusiva en la operación?

 

La campaña de la discordia

La campaña de la discordia

En conclusión, la famosa campaña de comodidad en los aviones que Airbus lanzó en los últimos meses no es un acto de ‘humanidad’ del fabricante europeo, sino que es una manera de defender sus productos frente a la clara ventaja comparativa de Boeing al permitir configurar sus aviones con características de mayor densidad. Algo que no es muy cómodo para pasajeros, pero no tanto para aerolíneas.

 

Fuentes:

10 Respuestas a “Cuestión de espacio

  1. Lo veo un poco fútil el intento de Airbus de publicitar sus productos como más cómodos, cuando en la realidad el poder de decisión de como configurar los interiores es 100% de las aerolíneas.
    E imagino que no pocas aerolíneas no dudarían en instalar asientos de 16.5 pulgadas, lamentablemente.

    • Hola Alejandro!

      Completamente! Lo de Airbus es un poco inentendible, pues en el negocio los decisores son las aerolíneas, los pasajeros a duras penas somos influenciadores. Parece un intento desesperado por tapar la ventaja competitiva que Boeing se está llevando frente a las aerolíneas al permitir configurar los aviones con más sillas, haciéndolos más económicos de operar.

      Ojalá no se dé lo de aerolíneas escogiendo asientos de 16.5. Lo imagino ya demasiado angosto! :-S

      Como siempre un honor que comentes en el blog, un gusto compartir opiniones contigo!

      Saludos!

    • Gracias Beto!

      Lo bueno es que sí o sí hay que ahorrar más. O para comprar pasajes en clase premium y así no tener que preocuparse por temas de anchura de asientos, o para dejar de comer y así no engordar y caber en las minúsculas sillas de los aviones…

      La situación está terrible, en el segmento de aviones de pasillo único las aerolíneas están buscando cualquier cosa para poder meter más sillas. Ahora los asientos parecen unas tablas! Terrible!

      Saludos!

  2. Por cierto, deberías de añadir que las aerolíneas no tienen en cuenta que cada diez años, el ser humano en promedio crece medio centímetro.

  3. Pingback: Los 10 hechos más importantes en la aviación global de 2013, para Aviación y Turismo | Aviación y turismo·

  4. Pingback: Profits Ain’t Peanuts (Part 4.3: Nutty Seating, Sittin’ Pretty) | Flight Chic·

  5. Pingback: El futuro de la Primera Clase en los aviones comerciales | Aviación y turismo·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s